“Gobierno rebasado, guerra fratricida y democracia cara”: Episcopado
NACIONAL

“Gobierno rebasado, guerra fratricida y democracia cara”: Episcopado

 

Los políticos deben recuperar la confianza de la sociedad, el verdadero sentido de la política, y la ciudadanía, dar seguimiento al cumplimiento de las promesas de campaña, considera.


México

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) aseguró que el pueblo mexicano “está herido por una guerra fratricida” y que las autoridades han sido rebasadas por el crimen organizado.


En la publicación “Proyecto Global de Pastoral hacia 2031-2033” destaca que el país se encuentra sumergido en las plagas de la corrupción y la impunidad, además de que nuestra democracia es una de las más caras del mundo.


Señala que muchos ciudadanos se “sienten insatisfechos y desilusionados” por la forma de gobierno, sobre todo por “los escándalos de corrupción, los salarios estratosféricos de políticos y funcionarios, la superficialidad de las plataformas de los partidos, la manipulación del voto y los escasos resultados”.


“Personas con responsabilidad se han aprovechado de cargos públicos, políticos o influencias inmorales para enriquecerse escandalosamente, dejando en la pobreza y bajo condiciones inhumanas a un gran número de ciudadanos; muchas veces hemos dejado en manos deshonestas y gente sin escrúpulos el desarrollo de la patria”, señala.


Por ello el Episcopado considera que los políticos tienen que recuperar la confianza de la ciudadanía y el verdadero sentido de la política que nos lleve a construir sociedades justas y en paz.


Llama a los mexicanos a que, después de emitir su voto, den seguimiento y exijan el cumplimiento de las promesas de campaña, así como pedir rendición de cuentas, ya que es un deber al que todo político está obligado.


“Las cifras que se reportan de corrupción, impunidad e ilegalidad son de escándalo y llevan a encender los focos rojos y a trabajar por la transparencia de las instituciones. Nuestro país no aguanta más el robo, la opacidad, el despilfarro y el mal uso de sus recursos, porque esto significa pobreza para sus pueblos y miles de historias humanas sin las condiciones necesarias para vivir con dignidad”, expresa.


Para el Episcopado ningún Estado puede sobrevivir donde no se castigan los delitos, donde se corrompieron las instituciones de justicia y no existen los medios para procurar la aplicación de la ley.


En el texto de 74 cuartillas advierte que “hay millones de pobres que siguen clamando por lo necesario para comer dignamente, para tener una educación de calidad, una vivienda digna, un trabajo estable con salario suficiente y una seguridad social que les haga vivir sin angustias”.


Los obispos puntualizan que muchas comunidades experimentan constantemente la inseguridad, el miedo, el abandono de sus hogares y una completa orfandad por parte de quienes tienen la obligación de proteger sus vidas y cuidar sus bienes.


“Tal parece que esta situación de violencia ha rebasado a las autoridades en muchas partes del país, los grupos delincuenciales se han establecido como verdaderos dueños y señores de espacios y cotos de poder”, indica.


El panorama social, afirma el documento, “se ha ido ensombreciendo paulatinamente por el fortalecimiento alarmante del crimen organizado, que tiene múltiples ramificaciones y un entorno internacional que lo alimenta y fortalece, corrompiendo la mente y el corazón de personas y autoridades”.


Declara que la introducción de una narcocultura, de conseguir dinero rápido, fácil y de cualquier forma, ha venido a dañar profundamente la mente de muchas personas, a quienes no les importa matar, robar, extorsionar, secuestrar o hacer cualquier cosa con tal de conseguir sus objetivos.


“Son muchas las causas que alimentan esta hoguera y que mantienen encendida esta llama de dolor: la pérdida de valores, la desintegración familiar, la falta de oportunidades, los trabajos mal remunerados, la corrupción galopante en todos los niveles, la ingobernabilidad, la impunidad…”


Lamenta que los jóvenes sean víctimas de la violencia, el narcotráfico, la trata de personas, la falta de oportunidades, el desempleo y la migración, además el incremento en los feminicidios.


Refirió que la reforma educativa “no ha resuelto los desafíos del sector de fondo, sino que está trabada a causa de asuntos administrativos y laborales”.


“Estamos muy lejos de que esta nueva etapa haya traído bienestar, seguridad, paz, justicia y equidad a la mayoría de nuestro pueblo”, considera la CEM.


DESAFÍOS


Los obispos se comprometieron a que los transgresores de abusos sexuales de menores serán llevados ante las autoridades y a “vigilar y erradicar este mal.


Ofrecieron “atender los daños de los afectados y de sus familiares en todos los aspectos, y fortalecer la cultura de la denuncia de estos delitos, siendo más cuidadosos en la idoneidad y la formación para los candidatos al sacerdocio”.


Reconocieron como desafíos acompañar a las personas homosexuales con una actitud verdaderamente evangélica y generar esperanza, fortalecer y reconstruir una vida humana digna, especialmente para los descartados.


“Hay un analfabetismo religioso preocupante en un gran número de creyentes, permaneciendo en ellos una gran confusión y vacío en el conocimiento de las verdades fundamentales de su fe; esto se manifiesta en la superficialidad de sus compromisos sacramentales y en la ligereza de la vivencia de los valores”, indicaron.


Los obispos elaboraron este documento durante dos años, en el que analizaron la realidad del país y de la vida eclesiástica; también puntualizaron cuáles son los principios rectores en los que evangelizarán a sus fieles.


http://www.milenio.com/politica/gobierno_rebasado-guerra_fratricida-democracia_cara-episcopado_mexicano-cem-milenio_0_1174682544.html?print=1


Milenio