Fuerza y valor en los cerros de la región Mixe de Oaxaca
ESTATAL

Fuerza y valor en los cerros de la región Mixe de Oaxaca

 

En la Sierra Mixe de Oaxaca, asentados en pequeñas casas de campaña lejos de los lujos y de las comodidades, más de 90 elementos de tropa del Ejército Mexicano, permanecen en la labor de destrucción de enervantes.


“Estamos en la localización y destrucción de plantíos de enervantes, cuento yo con un efectivo de cinco oficiales, 96 de tropa, cinco estaciones de radio, cuatro botiquines de primeros auxilios y 11 vehículos oficiales, hasta la fecha a partir del primero de abril, tenemos un total de plantíos de enervantes, 165 plantíos de amapola y 25 partíos de marihuana, haciendo un total de 190 plantíos”, dijo el Teniente Coronel de Infantería Diplomado de Estado Mayor, Juan Alejandro Sánchez, Comandante de la 23 Compañía de Infantería no Encuadrada


En Oaxaca, no cesan la labor. Un día apoyando a la población en las peores desgracias, pero también recorriendo cerros o montañas para combatir la siembra de enervantes que de no hacerlo, pudieran llegar más tarde a manos de la juventud.


Con una actitud de fortaleza, los militares realizan estas tareas con la firme convicción de cumplir con la misión encomendada, pero también por amor a su patria.


Ejemplo de ello, es el subteniente de Infantería, Desiderio Mote Antonio, con 15 años de experiencia, quien hoy se mantiene lejos de su tierra para coordinar a una tropa instalada en la región de los Mixes.


Desde hace varios meses coordina a este grupo de soldados instalados a las faldas de los cerros, quienes tienen la encomienda de detectar la siembra de amapola, flor de cuya vulva se extrae la goma de opio que es procesada posteriormente y convertida en heroína, una de las drogas más letales.


Sobre este trabajo, el General Brigadier Diplomado de Estado Mayor, Alfredo Velasco Flores, Jefe de Estado Mayor de la 28 Zona Militar, señaló que en la Región de los Mixes es donde se ha detectado el mayor número de plantíos aunque se considera una zona de mediana incidencia de la siembra.


“Las disposiciones es, nosotros debemos acampar como ustedes ya lo comprobaron, fuera de las poblaciones, nosotros no debemos interferir con las actividades de la población civil. La actuación siempre ha sido la de nosotros respetando los derechos humanos y hasta ahorita no hemos tenido ningún problema con la población civil, ningún enfrentamiento, ningún conflicto”, precisó el General Brigadier Diplomado del Estado Mayor, Alfredo Velasco Flores, jefe del Estado Mayor de la 28 Zona Militar


De acuerdo con las autoridades militares, el personal jurisdiccionado a la 28 Zona Militar ha destruido 2 mil plantíos de amapola y 320 plantíos de marihuana en lo que va del presente año.


Según datos, del primero de abril a la fecha se han detectado 190 plantíos en la región de los Mixes, de los cuales 165 son de amapola y 25 de marihuana.


Se explica que en esta temporada la siembra de amapola es más constante por el aprovechamiento de la poca presencia de lluvias que llega a afectar las flores.


Una vez sembrada la flor, los campesinos esperan la cosecha aproximadamente tres meses y se realiza principalmente por mujeres y por niños por la delicadeza de sus manos.


Al acompañar a una actividad de destrucción, se constata que el trabajo es duro, una larga jornada de caminata entre piedras, laderas y arroyos.


“Lo importante de esto que vieron ustedes es la gran labor que hace el personal militar diariamente, ustedes vieron el campamento, desde dónde están, lo que tienen qué caminar, la labor de localizar el plantío, proporcionar seguridad, destruirlo, organizarse otra vez y continuar destruyendo, localizar para destruir el plantío”, señaló Velasco Flores.


La tropa se levanta a las cinco de la mañana, a las seis se sirven sus alimentos, toman su mochila con lo necesario y se encaminan por los cerros recorriendo varios kilómetros, una vez detectado el terreno se procede al resguardo y posteriormente llega toda la tropa con las herramientas para destruir estos enervantes.


“Aquí nos encontramos ya habiendo localizado dos plantíos, dos sembradíos aquí de amapola, en el momento en que nosotros localizamos un plantío, lo que hacemos es mandar nuestra seguridad, ya la tengo establecida, ya está al frente, ya tenemos asegurado el plantío, lo que me hace falta es llevar mis equipos de destrucción y de incineración, para poder llegar hasta estos puntos, primero hay que caminar ciertas áreas, encontrar los indicios como son estas mangueras, estas mangueras nos indican hacia dónde van, los seguimos, buscamos el término de la manguera y llegamos a los sembradíos, puede ser plantíos de milpa, de diferentes tipos, en este caso nos resulta ser uno de amapola”, comentó el Subteniente de Infantería, Desiderio Mote Antonio.


En sus rostros se dibuja cansancio, su día es duro, pero no cesan en la batalla por conseguir erradicar la siembra, después de la quema, manifiestan su beneplácito por apoyar a su país de que esta droga no llegue al mercado.