El Papa ordena investigar a obispo chileno acusado de encubrir pederastia
INTERNACIONAL

El Papa ordena investigar a obispo chileno acusado de encubrir pederastia

 

El Vaticano anuncia el envío de un emisario especial a Chile para indagar al prelado Juan Barros, quien fue objeto de polémica durante la reciente visita de Francisco al país sudamericano


SANTIAGO.


El papa Francisco enviará a Chile un emisario para examinar las denuncias contra un obispo acusado de encubrir el abuso sexual a niños por parte de un sacerdote, dijo el martes el Vaticano.


En un comunicado explicó que el enviado, que es uno de los principales expertos de la Iglesia en abusos sexuales, se trasladará al país sudamericano después de que surgiera "nueva información" sobre el obispo Juan Barros Madrid de la sureña ciudad de Osorno.


Barros, nombrado obispo en marzo de 2015 por el propio Francisco, ha sido señalado en Chile por encubrir los casos de abusos sexuales cometidos por Fernando Karadima cuando éste era párroco de la iglesia de El Bosque.


El Vaticano explicó en un comunicado que será el arzobispo de Malta y presidente del Colegio para el examen de los recursos (en materia de delicta graviora) en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Charles J. Scicluna, quien "se desplace a Santiago de Chile para escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen".


ASUNTO DE DISCORDIA


Durante el viaje que realizó Francisco a Chile, del 15 al 18 de enero, Barros estuvo en el ojo del huracán por participar en los principales actos religiosos con motivo de la visita del pontífice.


En el vuelo de regreso a Roma tras su gira por Chile y Perú -país que visitó entre el 18 y el 21 de enero-, el papa Francisco subrayó su "tolerancia cero" con los abusos sexuales por parte del clero, pero señaló que creía en la inocencia de Barros porque nadie ha presentado ninguna evidencia que sustente las acusaciones.


El último día que estuvo en Chile, en la ciudad de Iquique, Francisco dijo que "el día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar”.


“No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia", añadió.


En el vuelo de regreso a Roma, Francisco pidió perdón a las víctimas por estas declaraciones al reconocer que pidiéndoles "pruebas", que está claro no pueden tener, "les hirió".


jrr


http://www.excelsior.com.mx/global/2018/01/30/1216935


Excélsior