Lecciones de Chihuahua

Ernesto Reyes


Salvo que ocurra un milagro, y se suspenda la Caravana y Marcha por la Dignidad de Chihuahua que debe partir hacia la Ciudad de México este sábado, encabezada por el Gobernador, Javier Corral y el presidente municipal de Ciudad Juárez, Alejandro Loaeza, esta acción política reviste un enorme significado porque es la primera vez, en la época reciente, que una entidad federativa se confronta con el presidente.

Evocando gestas que colocaron a la entidad norteña en el centro de la atención nacional, la movilización de autoridades y la sociedad civil chihuahuense tiene varias aristas que es preciso comentar. En primer lugar, saca a relucir el tema del federalismo, que salvo contados episodios, se mantenía apagado de la discusión nacional.

En segundo lugar, por los ingredientes exhibidos a raíz de un sonoro caso de desvío de dineros públicos para inyectarlos en campañas políticas del Partido Revolucionario Institucional el año pasado; y en tercero, porque a través de esta medición de fuerzas – donde el régimen de Enrique Peña Nieto tiene muchos instrumentos de presión para “aplastar” la rebelión encabezada por el gobernador– se podrá comprobar, de manera palmaria, que la pretendida lucha contra la corrupción es una promesa imposible de realizar en este sexenio.

Conceptos como verdadero federalismo fiscal, nuevo sistema hacendario, freno a la corrupción y castigo la impunidad, han sido pronunciados por gobernantes, empresarios, académicos, legisladores, actores políticos y comentaristas en los medios de comunicación, en la discusión sobre el diferendo entre el gobierno de Chihuahua y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por 780 millones de pesos, pactados para entregar en diciembre para aliviar apremios presupuestales de aquella entidad federativa; transferencia denegada como represalia por que la autoridad local investiga lo relacionado con el desvío de 250 millones de pesos hacia el PRI nacional, en un claro caso de corrupción.

Decidido a no dejarse intimidar por la campaña presidencial en su contra, Javier Corral ha explicado el centro de la disputa que hoy mantiene con EPN: … “Esa corrupción política se ha mantenido a lo largo de las últimas décadas por medio de un pacto de impunidad, en donde unos y otros, de distintos partidos, niveles de gobierno y sectores, se tapan unos a otros y llegan a un acuerdo de mantenimiento del estatus quo, de las estructuras, sin nunca llegar al fondo del combate a la corrupción (…) “Esta ‘batalla’ recuerda el talante de Chihuahua que ahora enfrenta al centralismo y a esa idea de mantener a los estados y a los municipios siempre sometidos a una voluntad central de una burocracia que en la Secretaría de Hacienda, resulta transversal a partidos y a sexenios´”.

Además, el motivo de la Caravana es para exigirle a la PGR que efectúe realmente la extradición del ex mandatario César Duarte y que no solo realice el anuncio de que ya lo va a hacer con solo tres órdenes de aprehensión en su contra, sino con ocho más que integró el gobierno de Chihuahua por los millonarios desfalcos cometidos. Uno de ellos, el de los 250 millones transferidos ilegalmente al PRI nacional, hecho que revela una de las maneras como dicho partido “gana” elecciones, maiceando y presionando al electorado de los sectores más pobres. Por esta causa judicial, está preso Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, ex secretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, con funciones de tesorero, mano derecha de Manlio Fabio Beltrones.

Tal vez porque varios partidos y mandatarios incurren también, como el PRI, en estas sucias prácticas, y porque dentro del PAN Corral ha sido una voz estridente y crítica, el gobernante no ha tenido el eco suficiente entre sus iguales, los gobernadores, como para plantar cara al gobierno central y buscar equilibrar la desventajosa relación que han mantenido los estados desde que la Revolución Mexicana se hizo gobierno.

La Caravana de Chihuahua, como a finales del siglo pasado lo fueron las luchas contra el fraude electoral, encabezadas por don Luis H. Álvarez, Francisco Barrio, el doctor Salvador Nava y el mismo Andrés Manuel López Obrador, puede ser el pivote que venga a cambiar las inequitativas relaciones de los estados con el centro del poder presidencial. Peña está obligado a resarcir los recursos pactados a Chihuahua si no quiere que el ejemplo cunda.

La simpatía que generará la Caravana de los chihuahuenses en su éxodo hacia la ciudad de México, puede acabar abollando aún más la maltrecha figura del presidente, su Secretario de Hacienda y el abanderado presidencial del PRI, que también pasó por la SHCP. Chihuahua, gracias a la alternancia política, nos empieza a dar algunas lecciones de valor cívico y dignidad.

@ernestoreyes14

 

*Publicado en "Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca"

 

Otras columnas: